BREVE RESUMEN HISTORICO


Basta con la contemplación de los templos, capillas, iglesias, monasterios y claustros esparcidos sobre todo el suelo de España, para convencerse de que la Masonería Operativa o Arte Sagrado, ha tenido en nuestro país un desarrollo considerable.

En el siglo XVII, la Masonería operativa, que era a la vez gremio, sindicato, escuela y cofradía, estaba a punto de desaparecer con las últimas catedrales. Pero, en la misma época en Inglaterra, se estructura y organiza aceptándose miembros honorarios, cuya ocupación principal no era la construcción. Los llamaron Masones “Aceptados”, hombres interesados por la base moral, el simbolismo, la generosidad y la fraternidad de la Institución.

La primera Gran Logia se fundó en Londres en el año 1717, de ella derivaron todas las otras Grandes Logias que forman la Masonería moderna.

Las primeras Logias fundadas fuera de Inglaterra son las de Madrid y Gibraltar, por ello podemos decir que en España, tanto en la época operativa como en la moderna Masonería simbólica y especulativa, la Masonería goza de mas antigüedad que en otros muchos países.

Desafortunadamente esta situación no duró mucho tiempo, alejándose de los principios Tradicionales de la creencia en un Gran Arquitecto del Universo, o bien dejando de seguir las reglas de no hablar de política ni de religión en las Logias. Por ello la Masonería española no tuvo nunca el reconocimiento merecido en todo el mundo.

Las persecuciones del régimen franquista, encarcelamientos, fusilamientos y el exilio de los que tuvieron la suerte de poder escapar, marcaron el fin de la Institución en el país, durante un largo tiempo.

En la época franquista, este régimen, tan abiertamente antidemocrático, autorizó no obstante, el funcionamiento de las Logias en el interior de las bases americanas estacionadas en España.

Los cuarenta años de dictadura hicieron que la Masonería desapareciera de España. Pero, los Masones en el exilio recibieron ayuda, protección y participaron en los Trabajos de las Logias de los países que les dieron asilo. Muchos tuvieron la oportunidad de ingresar en Logias regulares y esto influyó favorablemente en el momento de reemprender actividades Masónicas en España.

 

Este momento llegó en el año 1977. Unas pocas Logias pudieron reconstituirse, y otras con la ayuda de la Gran Logia Nacional Francesa, se fundaron cerca de la frontera para aceptar nuevos miembros españoles. Se agruparon a continuación en el distrito de España de la G.L.N.F., obteniendo así la regularidad de origen hasta que, en el año 1982 se fundaron varias Grandes Logias, independientes y, por primera vez, reconocidas por la totalidad de las otras Grandes Logias del mundo.

Los comienzos como siempre son difíciles, los recursos escasos, y no somos casi nada comparando por ejemplo, al conjunto de las Grandes Logias de los Estados Unidos de América, Brasil, Inglaterra, Francia, México, etc. Sólo las de los EE.UU. destinan mas de un millón y medio de dólares a obras de beneficencia, cada día y año tras año.

Pero ¿Qué hacían cuando estaban como nosotros a los casi 30 años de su fundación?.

Una proporción importante de estas Grandes Logias ya tienen casi doscientos años de existencia, y si bien ahora totalizan mas de la mitad de miembros en todo el mundo, no es el resultado de unos pocos días. 

Este desarrollo ha sido progresivo y tiene como causa primera la buena adaptación de la Masonería al hombre moderno. La Masonería en España solamente está en sus comienzos, pero tiene futuro porque responde a las necesidades del hombre del siglo XXI.

VOLVER